Alpine A 110 1600 S

Rédaction : Albert Lallement  

Fama internacional

Presentado en el Salón del Automóvil de París de 1969, poco después de los primeros acuerdos con Renault, el Alpine 1600 S, situaría a la Berlinette A110 en el círculo privado de los deportivos de excepción.

A principios de la década de 1970 se produjeron varios puntos de inflexión en la historia de la marca Alpine, siendo el principal la transición financiera a la gestión de la Régie Renault. En el plano deportivo, Alpine se impuso magistralmente durante tres temporadas en rallyes internacionales gracias a la potenciada versión 1600 S del A110 Berlinette. Al mismo tiempo, se reactivaba el programa Sport Prototipos con la introducción del nuevo A440 y el apoyo de la petrolera Elf.

Con la versión 1600 S, la Berlinette Alpine está equipada con un motor de altas prestaciones que hace honor a su reputación en términos de rendimiento y capacidad de conducción. © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo © Renault D.R. / Archives et Collections

Los primeros acuerdos firmados entre Alpine y Renault a partir de 1968 permitieron al fabricante de Dieppe ampliar su gama y mejorar su distribución gracias a la potente red de concesionarios de la empresa Renault. A principios de 1973, Renault se establecería como accionista mayoritario (55%) de la sociedad Alpine. Con esta adquisición, combinada con la compra del fabricante de motores Gordini un poco antes, Renault convertiría a Alpine en su poderosa arma en competiciones internacionales y pudo así llevar a cabo sus proyectos deportivos más ambiciosos antes del final de la década, inicialmente en Rally, seguido de Resistencia y Fórmula 1. Renault vería ampliamente recompensada su inversión, ya que la victoria de la Berlinette 1600 S en el Campeonato del Mundo de Rallyes de 1973 le reportaría importantes beneficios comerciales.

El Alpine A110 1600 S es el primer deportivo francés en superar los 200 km/h de velocidad máxima y completar el kilómetro de salida en parado en menos de 30 segundos.  © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo © Renault D.R. / Archives et Collections

Chasis de espina central

La estructura de la versión 1600 S se mantenía fiel a la utilizada desde el primer A108 TDF de los años sesenta: una viga central de acero, con una celosía tubular en la parte trasera para el soporte del motor, sobre la que se monta una carrocería de resina de poliéster y fibra de vidrio. Una de las principales diferencias exteriores es la abertura situada bajo el parachoques delantero. Esta toma de aire alimenta el radiador de agua, situado en la parte delantera de la versión 1600, a diferencia de la trasera de su hermano 1300. Antes de su adquisición, Alpine había adquirido y modernizado una fábrica en Thiron-Gardais, en Eure-et-Loir. En esta nueva planta se ensamblaban cuatro chasis Berlinette al día, antes de ser enviados a Dieppe para recibir sus motores. Con este moderno método de producción, el Alpine A110 1600 S estaría equipado a partir de ahora con el eje trasero más efectivo del A310, que se producía en la fábrica de Dieppe. Los frenos son de disco Bendix (261 mm de diámetro) controlados por un doble circuito hidráulico sin servo. Como en los anteriores A110, el Alpine 1600 tiene una suspensión trasera de brazo oscilante con dos muelles a cada lado. La suspensión delantera mantiene sus trapecios combinados con muelles y amortiguadores hidráulicos telescópicos. El conjunto final se completa con sendas barras estabilizadoras, delantera y trasera.

En el Tour de Corse de 1970, los Alpine 1600 ocuparon las tres primeras posiciones de la clasificación. En la foto, Jean-Claude Andruet y su navegante Michel Vial, que terminarían segundos. © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo ©  Renault D.R. / Archives et Collections

Aumento de potencia

Desde su introducción en 1963, el motor de cuatro cilindros de 956 cm3 de la Berlinette, heredado del Renault 8, pasaría a 1.108 cm3 en 1964, y posteriormente a 1.296 cm3 en 1966. Para la nueva versión 1600 de 1969, se adoptaría el bloque 807-25 de 1,6 litros del Renault 16 TS. El motor, modificado en el Centre d'Études de la Régie, con sede en Rueil-Malmaison, veía aumentada su potencia de 83 a 92 CV, para alcanzar los 125 CV DIN en la 1600 S, con un par máximo de 14,7 mkg a 5.000 rpm. El bloque es de hierro fundido con una culata semiesférica de aluminio con cámara de combustión. El cigüeñal se asienta sobre cinco cojinetes y el tren de válvulas consta de un solo árbol de levas lateral accionado por cadena, bielas, varillas de empuje y balancines que accionan dos válvulas en cabeza inclinadas en forma de V por cilindro. La transmisión sincronizada de cinco velocidades, situada longitudinalmente delante del motor, se combina con un diferencial autoblocante opcional y un embrague monodisco en seco (diámetro 200 mm). 

El Alpine 1600 SC comparte con el A310 sus hermosas llantas de aleación, fijadas con cuatro tornillos en lugar de los tres de los modelos precedentes.

 © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo ©  Renault D.R.

La versión SC

En el Salón del Automóvil de Ginebra de 1973, el Alpine A110 1600 S fue sustituido por la versión SC (denominada SI para la exportación). Este modelo adoptó varios elementos mecánicos del A 310 que se había presentado dos años antes. Exteriormente, el SC se distingue a primera vista del anterior S por las hermosas llantas de aleación tomadas del A310. Las llantas de 13 pulgadas estaban equipadas con neumáticos radiales Michelin XAS, que también montaban los monoplazas de Fórmula Francia. Para esta nueva versión SC, se abandonó el bloque de 1,6 litros del Renault 16 TS en favor del motor 844-30 adaptado para la ocasión del Renault 12 Gordini. El bloque, también en aluminio, conservaba la arquitectura de cuatro cilindros en línea con un árbol de levas lateral. Su cilindrada era de 1.605 cm3 y rendía 140 CV a 6.250 rpm con un par máximo de 16,2 mkg a 5.450 rpm. La caja de cambios (tipo 365-10), también heredada del R12 Gordini, tenía cinco marchas sincronizadas y una marcha atrás. Propulsado de este modo y gracias a su reducido peso de 710 kg en orden de marcha, el Alpine A110 1600SC alcanzaba una velocidad máxima de 209,31 km/h (datos del fabricante).

Para ir más allá...

Un prestigioso piloto de pruebas

En 1971, la revista Auto-Moto tuvo la idea de hacer probar la nueva Berlinette 1600 S al piloto de fábrica Patrick Depailler, que se había proclamado campeón de Francia de Fórmula 3 al volante de un Alpine ese mismo año. El artículo, claro y preciso, expone a la perfección la valoración de entonces de este coche: "Una vez en la carretera, ataco, balanceo el coche en largas derrapadas sin verme sorprendido nunca, porque la dirección es muy precisa y eficaz al contravolantear...". La brutal aceleración de 0 a 150 km/h da al conductor la impresión de ser uno con el coche y, en mi opinión, convierte al Alpine 1600 S en el deportivo por excelencia. Sigue siendo el mejor compromiso en términos de deportividad disponible en el mercado francés.

El Salón del Automóvil de París es la ocasión ideal para que los pilotos de fábrica de Alpine realicen entrevistas en profundidad para la prensa especializada.© IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo ©  Renault D.R. / Archives et Collections

Acabados específicos

En el catálogo Alpine-Renault ofrecido en el Salón del Automóvil de París de octubre de 1973, los visitantes pudieron apreciar el A310, el A110 1300 "85", así como la nueva versión 1600 SC y su gemela SI, reservada a la exportación. Estos dos modelos son idénticos a excepción de su alimentación de carburante, carburada para el SC y con inyección indirecta Bosch para la versión SI. Ambos modelos presentaban la nueva disposición interior de la gama 1600, incluyendo asientos con reposacabezas, un compartimento de almacenamiento integrado en la consola central y el volante de cuero en forma de tulipán tomado del A310. El asidero para el pasajero estaba ahora montado en el montante del parabrisas, mientras que los tiradores interiores de las puertas y las manivelas de los elevalunas se habían tomado, respectivamente, del Peugeot 504 y del Renault 17.

La versión 1600 SC está equipada con el motor Renault 12 Gordini, que gana 18 caballos gracias a una serie de modificaciones. © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo ©  Renault D.R. / Archives et Collections

El 1600 S Grupo 4

Como era habitual en Alpine, se desarrolló una versión "carreras-cliente" del 1600 S paralelamente a la versión de "pasajeros". Esta musculosa Berlinette se ofreció en el Salón del Automóvil de París de 1970 a un precio de 47.100 francos (frente a los 31.760 francos del S básico). Se trataba de un modelo del Grupo 4 (Grand Tourisme Spéciale), fabricado en 500 unidades como exigía el reglamento deportivo. Estos coches, enteramente dedicados a la competición, eran preparados por el constructor de motores Marc Mignotet, subiendo la cilindrada hasta 1.596 cm3 aumentando el diámetro (77,8 mm). La potencia era de 155 CV DIN a 7.000 rpm con un par máximo de 17,2 mkg a 3.500 rpm. El chasis pesaba tan sólo 685 kg y la velocidad máxima era de 225 km/h.

El Alpine 1600 S de Grupo 4 es, como exigía el reglamento, un coche especial para Gran Turismo del que se debían fabricar al menos 500 ejemplares. © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo ©  Renault D.R. / Archives et Collections

Modificación de la suspensión

El mayor peso del motor en el voladizo trasero de la nueva Berlinette 1600 provocaba variaciones significativas en el reparto de pesos. Esto se traducía en un sobreviraje para el conductor, que debía anticiparse y compensar aplicando contravolante. El desequilibrio causado por la masa adicional de la unidad de motor-transmisión podía provocar una pérdida repentina de adherencia cuando la suspensión alcanzaba el límite de su rango. La adopción del sistema de suspensión del Alpine A310, compuesto por trapecios superpuestos y bieletas paralelas, resolvió completamente este problema y permitió a la 1600 SC recuperar la estabilidad de las versiones anteriores.

El Alpine A110 1600 SC incorporaba un nuevo sistema de suspensión que permitía explotar al máximo sus prestaciones. © IXO Collections SAS - Tous droits réservés. Crédits photo ©  Renault D.R. / Archives et Collections

Nacido para la competición

El Berlinette 1600 S es sin duda uno de los coches franceses más laureados en competición. Aunque sería largo y difícil elaborar una lista exhaustiva de todas las victorias del coche en competición, podemos sin embargo destacar los títulos de Campeón de Francia de Rallyes de Jean-Claude Andruet en 1970 y de Jean-Pierre Nicolas en 1971. Más tarde, Michèle Mouton ganaría la Copa de Damas del Campeonato de Europa (1974 y 1975). En pruebas internacionales de rally, el 1600 S vencería, entre otras, el San Remo y el Acrópolis en 1970, así como el Monte Carlo, San Remo, Acrópolis y la Coupe des Alpes en 1971. Su sucesor directo, el 1800, continuó la historia de éxitos venciendo el Campeonato del Mundo de Rallyes en 1973, solamente para constructores. Jean-Luc Thérier había sido el piloto con más puntos, pero el título de pilotos no existía por aquel entonces.

Alpine-Renault A 110 1600 S (1973)

•  Motor: Renault Tipo 807-24, 4 cilindros en línea, longitudinal en voladizo trasero

•  Cilindrada: 1.565 cm3

•  Diámetro x carrera: 77 mm x 84 mm

•  Potencia: 125 CV DIN a 6.000 rpm

•  Alimentación de combustible: 2 carburadores horizontales Weber 45 DCOE de doble cuerpo

•  Encendido: batería (12 voltios, 55 Ah), bobina y distribuidor

•  Distribución: árbol de levas lateral, válvulas en cabeza

•  Transmisión: tracción trasera, Renault tipo 353 de 5 velocidades + M.A.

 Neumáticos: Michelin XAS, 165 x 330 (delante y detrás)

 Frenos: Discos Bendix delante y detrás

 Largo: 3850 mm

 Ancho: 1520 mm

 Altura: 1130 mm

 Distancia entre ejes: 2100 mm

 Vía delantera: 1315 mm

 Vía trasera: 1346 mm

•  Peso (en vacío): 715 kg

•  Velocidad máxima: 205 km/h

Articles récents
LA SITUACIÓN DE LA RED DE LA SNCF TRAS LA LIBERACIÓN

LA SITUACIÓN DE LA RED DE LA SNCF TRAS LA LIBERACIÓN

En una Francia partida en dos por la línea de demarcación, sólo el ferrocarril podía funcionar sin interrupción. Una paradoja histórica representada por el caso de la estación de Avricourt, entre París y Estrasburgo, ¡que recuperó su posición de estación fronteriza que había sido entre 1871 y 1918! read more

Share this post

Pago 100% seguro Pago 100% seguro
Embalaje seguro Embalaje seguro
Transporte seguro Transporte seguro
Suscripción flexible  Suscripción flexible